Primero fue Unoe y en breve Bankialink, que a partir del 22 de octubre de 2016 quedará integrado en el canal de Bankia.
La banca tradicional pone fin a la banca online con la excusa de que su propia modernización e integración en la era digital hace que sus plataformas “sin banco físico” dejen de tener sentido.

Para entender mejor este concepto tomamos el ejemplo de lo que está a punto de ocurrir entre Bankia y Bankialink.

Bankialink -antes tuBancaja- es la marca corporativa de Bankia -antes Bancaja- que ofrece sus servicios de forma gratuita a sus clientes sin practicamente condicionantes para el pago de condiciones, es decir, como cualquier banco online, en Bankialink no se pagan comisiones por mantenimiento de cuenta aunque no se revistan movimientos durante meses, ni se hagan ingresos ni haya nóminas de por medio.
El cliente de la banca online suele ser una persona que no le encuentra utilidad de acudir a un banco a realizar cualquier tipo de gestión, no concibe el pago de comisiones y prefiere gestionar sus cuentas de manera por Internet.

Por otro lado, la banca tradicional -Bankia- ha ido adecuando su gestión y digitalizando sus servicios, de modo que emplazan al cliente a que gestione sus cuentas desde sus aplicaciones por Internet (transferencias, pago impuestos, etc,..) de modo que es la propia matriz -Bankia- la que concluye que no hay necesidad de seguir manteniendo la alternativa online -Bankialink- cuando ya están promocionando las gestiones por parte del cliente por Internet.

En definitiva, esto significa que los clientes de Bankialink pasarán a formar parte de Bankia, pero para poder mantener las mismas ventajas deberán cumplir con los requisitos regidos en este caso por Bankia.