A veces por falta de tiempo, o una mera cuestión de comodidad, preferimos hacer la compra íntegra en un mismo lugar y así evitar desplazamientos yendo de un lado a otro.
Pero lo cierto es que son muchos los productos, como la fruta, que lo más recomendable es comprarlo en los pequeños o medianos colmados de fruta y verdura.

Son muchos los beneficios de comprar fruta en colcado, antes que hacerlo en los supermecado donde se hace el 80-90% de la compra alimenticia y otros productos del hogar.
La principal razón es que la fruta que se vende en el pequeño colmado es genero fresco, que tiene una salida rápida para el consumidor por lo que continuamente se está reponiendo el género.
En un supermercado no existe una supervisión tan exhaustiva como pueda haberla en un colmado, de modo que es más usual ver a una trabajador del supermercado haciendo recuento del género sin prestar demasiada antención a que la calidad del producto sea óptima.
Además, la fruta que se vende en un supermercado suele ser tratada con productos, no tóxicos por supuesto, para ensalzar su vistosidad.
En un colmado podrás ver la misma fruta sin todo ese decoro, como que ha sido recolectada del árbol y puesto directamente en una cajonera para el consumidor final.

Cabe indicar que en ambos casos, tanto en el supermercado como en un pequeño colmado, la fruta se somete a un control de calidad.

Otra de las razones de preferir un colmado es la cercanía con el vendedor, es decir, se puede llegar a crear un vínculo con la suficiente confianza para hablar de forma honesta del producto, advirtiendo que una fruta anteriormente comprada no estaba apta para su consumo -por ejemplo un melón que no esté maduro- y simplemente el vender puede ofrecer un remplazo sin coste.
En un supermercado también es posible acudir con un melón que no está maduro -por poner el mismo ejemplo- y solicitar el cambio por otro, pero ya no es la misma situación de confianza al no hablar con una persona que posiblemente no será de nuestra entera confianza.

Otras razones por las que es preferible comprar verdura y fruta en fruterías, ya sean españoles, indios o pakistaníes;

– Precios más bajos. En supermercados los precios de la fruta suelen ser superiores
– Mayor variedad y a cualquier hora. Existe más variedad de fruta y verdura. En un supermercado muchas veces están limitados a un determinado producto.
– Ayudas al pequeño negocio de tu barrio. Esto es un hecho, y no solo para los colmados de fruta y verdura, sino para el resto de establecimientos.